La crisis del sector textil y de la confección en Colombia tiene una incidencia social mayúscula que va más allá de lo puramente económico y que en consecuencia debería preocuparnos a todos.