#YoSoyYuliana
El despiadado crimen de Yuliana Samboni nos debe llevar a los legisladores de Colombia a revisar las penas a abusadores de menores. Temas como la castración química y la cadena perpetua deben analizarse en el marco Constitucional.
Independientemente de los colores políticos es fundamental realizar una defensa de los niños, niñas y mujeres abusadas desde el Congreso de la República.

En este tipo de casos es relevante dotar a las autoridades y a la Fiscalía de mecanismos de intervención para evitar esta clase de tragedias. Nuestra prioridad como Nación es la protección de los más indefensos y el fortalecimiento de las familias colombianas que se ven vulneradas con este tipo de acciones criminales.

Igualmente, los colegios y escuelas del país deben prepararse para generar alertas cuando se presenten estas amenazas contra nuestros pequeños.

El caso de Yuliana, además de indignante y repudiable, nos debe replantear todas las estrategias de protección para la población infantil sin importar las diferencias sociales, religiosas, culturales y/o políticas.
Nuestros niños y niñas son el futuro de nuestra Nación y merecen toda la atención nuestra parte.

Comentarios

Comentarios