Rescate a las universidades públicas en provincia

Desde 1992, con la ley 30, hace 25 años inició la crisis.

Para entonces la ley ordenó que las transferencias a las universidades públicas partirían del monto recibido en 1991 creciendo al ritmo del índice de precios al consumidor. Quienes gracias a su influencia política contaban entonces con mayores recursos, siguieron creciendo e incrementando la brecha entre las universidades pobres y las grandes universidades.

¿Qué determinaba que unas recibieran más recursos antes de 1992?

La presión política, el lobby, el condicionamiento a votar proyectos de ley del gobierno al giro de recursos a la universidad de su departamento. Y así se fraguó la pobreza de la Universidad del Tolima.

Luego vinieron recursos adicionales repartidos según evaluaciones de calidad educativa, infraestructura, investigación, número de doctores y otras. ¿Quiénes ganaron? Aquellas que tenían más recursos, los privilegiados en la ley 30.

Propuestas

  • Cerrar la brecha entre las universidades públicas regionales y las grandes universidades.
  • Reforma a la Ley 30 para mejorar la distribución de los recursos entre las grandes instituciones de educación superior y las más pequeñas que se encuentran en la regiones.