Primero nuestra industria nacional

Primero la industria nacional, propuesta legislativa de Miguel Barreto

Sector Textil en Colombia: alerta máxima

El esfuerzo por cumplir las normas de la Organización Mundial de Comercio llevó al país a debilitar las barreras que protegían la industria nacional.

Con la rebaja de aranceles, aumentaron las importaciones de textiles y confecciones desde países como China y Panamá. Muy pronto, la llegada de productos de estos países a muy bajos precios hizo que el mercado interno entrara en crisis afectando la producción nacional, creando brechas enormes con condiciones desfavorables para el mercado nacional y las exportaciones.

El sector de la confección en Colombia está bajo amenaza

Según Confecámaras en el país 94,7% de las empresas registradas son microempresas y 4,9% pequeñas y medianas Mipymes, las cuales generan alrededor del 67% del empleo en Colombia; no obstante, las políticas y medidas para el fortalecimiento de este importante componente empresarial son débiles.

En el Tolima más de 11 mil personas dependen directamente del sistema moda, sin embargo el sector textil está bajo amenaza por el contrabando y otros factores externos.

El cierre de empresas como Fatextol y Fibratolima son el reflejo de esta situación, razón por la cual de la mano de Cormoda (Corporación que asocia y representa a varios empresarios pertenecientes a la cadena textil- confección) se han adelantado gestiones ante el gobierno nacional para representar los intereses del sector.

Miguuel Barreto ha defendido el sector textil confección colombiano

Desde el mes de abril, en agenda con el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo y con la Junta directiva de Cormoda, se ha buscado socializar las principales problemáticas del sector en el departamento del Tolima y buscar la construcción de una agenda de trabajo para el fortalecimiento del mismo.

Dentro de las problemáticas planteadas se encuentra el contrabando técnico, las políticas arancelarias, la clasificación del sector como de alto riesgo ante entidades financieras lo que implica aumento en las tasas de interés, tendencia del sector hacia la compra de paquetes completos (se refiere a todo el proceso de producción de las prendas, desde los insumos, el diseño, hasta confección y transporte) dado que el Tolima tiene énfasis solo en una parte del proceso la “maquila” se requieren políticas y apoyo para generar encadenamiento y lograr ofertar todo el proceso.

Adicionalmente, se presentaron iniciativas de Encadenamiento productivo, valor agregado, innovación y transformación para afrontar dichas problemáticas y fortalecer el sector.

Enérgica defensa de Miguel Barreto a textileros y confeccionistas en el Congreso

Frente a ministra de Comercio, Barreto reclamó medidas urgentes para que sector no desaparezca.

Miguel Barreto citó al Ministerio de Comercio, Industria y Turismo a debate de control político

El Representante a la Cámara, Miguel Barreto, hizo una defensa frontal del sector textil-confecciones en el marco del debate de control politico, adelantado en la Comisión Segunda de la Cámara de Representantes; con asistencia de la Ministra de Comercio, Industria y Turismo, María Lorena Gutièrrez, empresarios de Antioquia, Santander y Tolima; al igual que varias de las autoridades que tienen relación con esta Industria.

En una argumentada intervención, Miguel Barreto fue enfático en afirmar que la problemática pone en peligro la economía doméstica y la estabilidad social de ocho millones de Colombianos que directa o indirectamente dependen de esta actividad.

Tras denunciar la falta de control al contrabando técnico por parte de la DIAN, la falta de políticas en materia arancelaria y la ausencia de medidas contundentes para proteger la industria nacional; Miguel Barreto sugirió adoptar acciones que frenen la apocalíptica proyección de los empresarios, que sugieren que la industria quebraría en un año.

El Representante del Tolima sostuvo, con vehemencia, que no es cierto que la Industria no sea competitiva, “cuando el gobierno no ha hecho lo necesario para que lo sea”.

Miguel Barreto propuso, entre otras, 4 acciones que según él son de urgente aplicación por parte del gobierno nacional:

Primera, un arancel transitorio del 40% a la importación de prendas.

Segunda, que la DIAN haga la tarea de minería de datos desde las plataformas digitales, que se nutren con información oficial, para que no se siga lavando dinero, frente a la mirada pasiva de las instituciones.

Tercera, que las todas las fuerzas militares tengan facultades para ejercer control y esa responsabilidad no sea sólo de la policia fiscal y aduanera; y cuarta que se avance en un verdadero programa de formalización de esta industria porque “ni siquiera el 30% de los empresarios están formalizados”.

Es necesario analizar y explorar los mecanismos para afrontar la crisis y fortalecer el sector. El diálogo con miembros de la Cámara Colombiana de la Confección y afines, con grandes y pequeños empresarios, con trabajadores de todas las áreas de producción de esta industria, permitirá consolidar una serie de propuestas que se presentarán en la Comisión Accidental de Seguimiento a la Crisis en el Sector Textil de la Cámara de representantes. Colombia requiere acciones efectivas que protejan su industria.

La Organización Mundial del Comercio debe ser más precisa en cuanto a las normativas que castiguen el contrabando internacional. Establecer un modelo más acorde a los nuevos mecanismos arancelarios y por supuesto la DIAN, el Ministerio de Comercio y Turismo y la propia Policía Nacional deben ser más efectivos en las acciones de control y castigo a quienes incumplan las normas. Solo así empezaremos a crear un ambiente sano de competencia en Colombia y evitaremos que se utilicen estos mismos métodos perversos en otros sectores industriales como el agropecuario o el siderúrgico que también podrían verse afectados.