Ley de ambientes escolares seguros para niños, jóvenes y adolescentes

El microtráfico es la mayor amenaza para la nueva generación de colombianos. Los parques y colegios se convirtieron recientemente en su principal escenario, es allí donde día a día buscan enviciar a los jóvenes y luego reclutarlos para sus actividades delictivas.

Los parques y los sitios circundantes a los colegios se convirtieron en los puntos finales de distribución, de una gran cadena de actividades ilícitas alrededor del narcotráfico.

Según estudios recientes del Ministerio de Educación Nacional, en el 30% de los colegios públicos se manifestó que sí se vendían drogas y una tercera parte de los estudiantes indicaron que habían visto a algún compañero de su curso consumiendo dentro del colegio.

A nivel nacional se ha presentado un aumento global en el consumo de todas las drogas ilícitas (marihuana, cocaína, bazuco, éxtasis y heroína), siendo la marihuana y el bazuco las de mayor prevalencia entre los jóvenes. El inicio a este consumo ya ronda en los 14 años.

El riesgo que corren los hijos en el camino al colegio y dentro de este, no solo por la inseguridad que afecta sus entornos, sino por la presión de los jíbaros para que se inicien en el vicio, preocupa a todos los padres. Se necesita protección y acompañamiento por parte de todos los actores sociales.

Crear Ambientes seguros en escuelas y parques, dotándolos de cámaras de seguridad, reforzar la policía de infancia y adolescencia incrementando su número, e ingreso del microtráfico dirigido a la niñez y la juventud al estricto Código de infancia y adolescencia, que no permite rebajas de penas en ninguna circunstancia.

  • Escuelas y parques, dotados con tecnología para el ejercicio de un control más efectivo de las autoridades.
  • Reforzar la policía de infancia y adolescencia incrementando su número.
  • Incorporar el microtráfico dirigido a la niñez y la juventud al Código de infancia y adolescencia, para que no permite reducción de penas.