La jornada electoral del día de hoy nos impulsa a grandes reflexiones como sociedad. Un país tan polarizado en un tema que por naturaleza debiera unirnos, es indicativo que se requieren hacer ajustes sustanciales que enriquezcan el proceso de diálogo y concertación.

La no aprobación del plebiscito por la paz el día de hoy nos establece el reto de trabajar por la reconciliación.

La inclusión de todas las fuerzas vivas de la Nación en este proceso debe ser el punto de partida en esta nueva fase.

Si bien, este no es el fin del mundo, sí exige que Colombia llegue a un consenso profundo y equitativo para seguir buscando la paz. Las siguientes semanas serán fundamentales para encontrar criterios de justicia, participación política y recuperación de la credibilidad gubernamental.

Confío y anhelo en que las enseñanzas que adquirimos hoy,  nos permitan avanzar en el diálogo no como partidos políticos sino como colombianos hermanados por un anhelo inmenso de paz.

Aceptamos los resultados convencidos de que el respeto, la tolerancia y la humildad, nunca pueden estar separadas de nuestro actuar.

Como colombiano entiendo que la Paz es el sueño de todos. Seguiré trabajando con ahínco por hacerlo cada vez más real.

Miguel Angel Barreto Castillo
Representante a la Cámara por el Tolima

Comentarios

Comentarios