Una de las causas de la crisis en el sector textil confección, es el contrabando técnico. Conocí en detalle dos modalidades que no solo afecta el mercado textil, también los recursos provenientes de impuestos para los colombianos.

Empresas temporales son fachada para importar de manera irregular materias primas, insumos y prendas de vestir, reportando a la DIAN costos inferiores en las transacciones reales en el mercado.

Aquí un ejemplo sencillo:

Supongamos que un producto se está comprando a un promedio de dos dólares (6 mil pesos colombianos aproximadamente).

Se crean empresas temporales que compran en el mismo rango de precio, pero crean una facturación paralela a precios muy bajos, pagando un menor valor en IVA y aranceles.

Para seguir con el ejemplo, esta empresa compró a dos dólares, pero causó una factura diferente para la misma compra, por un valor unitario del producto de un dólar.

Suponiendo que la compra fue de 50 mil unidades, el importador estaría evadiendo su responsabilidad aduanera en la compra de productos por 50 mil dólares al Estado; 5 mil dólares en aranceles y 9.500 dólares en IVA (aproximadamente 44 millones de pesos colombianos).

Estas prácticas deshonestas son las que tienen en una difícil situación a nuestro empresarios, sin empleo a los colombianos y en amenaza el desarrollo productivo del país.

Como miembro de la comisión accidental designada por la Cámara de Representantes, solicitaré inmediatamente un debate de control político al Director de la DIAN y a la Ministra de Comercio, Industria y Turismo, para que nos respondan a los colombianos qué está pasando con la eficiencia del Estado en el control de las importaciones.

Comentarios

Comentarios