Las prioridades están en avanzar mucho más en el tema del agua, porque es evidente que en una década alcanzaremos y superaremos los 700 mil habitantes, de ahí que la ciudad requiera una planificación urbana detallada. Sumado a ello, es preciso gestionar recursos del Gobierno nacional en materia de alcantarillado, pues el actual tiene sectores obsoletos y requieren intervención inmediata. Pongámonos todos las botas por la ciudad. Un asunto importante es la modernización de los entes descentralizados como Gestora Urbana e Infibagué para que sean más operativos y cercanos a las necesidades de la gente. En el tema de infraestructura es importante apostarle a un plan más agresivo en pavimentación y recuperaciôn de la malla vial, para lo cual debemos gestionar recursos para estos programas e involucrar a las comunidades en este trabajo. Profundizar temas de gestión compartida es una necesidad. Estamos atentos a trabajar por Ibagué, porque es posible hacer las cosas mejor por nuestra capital. En la medida que podamos contar con proyectos de impacto mejoraríamos la inversión pública y con ello reducir el desempleo. Ibagué tiene mucho futuro pero está en nuestras manos dejarle una mejor ciudad a nuestros hijos.

Estamos igualmente y junto con los transportadores de Ibagué diseñando lo que será el Sistema Integrado de Transporte que supone retos y soluciones en movilidad. La capital tolimense además de modernizar sus vehiculos de servicio público, debe mejorar en señalización, rutas, paraderos y embellecimiento de los corredores viales. En este aspecto estamos trabajando de la mano con los transportadores, quienes tienen propuestas concretas para estos fines. Es mi propósito acompañarlos, enriquecer el debate y avanzar en la consecución de recursos para que en Ibagué podamos contar con un servicio serio, eficiente y muy humano.

Comentarios

Comentarios