Los colombianos podemos apoyar a los sectores productivos económicos, siendo fieles a nuestros compatriotas comprando y consumiendo con orgullo los productos nacionales.

Además de la gestión que realizamos antes el Gobierno Nacional representando los intereses de los empresarios, le propongo a los colombianos ponernos la camiseta por el sector textil, comprando prendas fabricadas por manos colombianas que dependen de esta labor para sostener a sus familias.

En su mayoría, son madres cabeza de familia las que trabajan en este sector, afectadas por los recortes de personal obligados para las empresas, que en algún momento eran plataformas de empleo y desarrollo regional. Esas mamás son el núcleo de miles de familias que sueñan con educar a sus hijos, comprar una casa, viajar y cumplir otras aspiraciones para mejorar su calidad de vida.

Los ciudadanos debemos ser los primeros en hacerle frente al contrabando de prendas de vestir. No podemos permitir que las prácticas desleales del mercado empujen al abismo de las crisis a nuestros empresarios que generan empleo, pagan impuestos y le apuestan a desarrollar sus negocios en Colombia.

Comentarios

Comentarios