Atención a las necesidades de la clase media colombiana

Un nuevo paquete de subsidios para viviendas de más de 100 millones de pesos

El presidente de la República, Juan Manuel Santos, anunció que el Gobierno entregará 40 mil subsidios más a la tasa de interés de créditos hipotecarios para la compra de viviendas entre 99,6 millones de pesos y 320,9 millones de pesos.

Santos dijo que el nuevo programa complementará a iniciativas como ‘Mi Casa Ya’, que entre el 2016 y 2017 ofrecen 50 mil coberturas a la tasa de interés de créditos hipotecarios o contratos de leasing habitacional para viviendas nuevas con un valor desde 135 hasta 335 salarios mínimos mensuales legales vigentes.

Aumentar el valor de la unidad residencial hasta 350 millones considerando la elevación de los precios de la vivienda, elevar el subsidio a la tasa de interés al 5%, elevar a 50.000 cupos por año durante el próximo cuatrienio.

Se eleva el valor de la unidad de vivienda, se eleva el subsidio y los cupos obligatorios por año

Se impulsa así el propósito del gobierno de dar vivienda a la clase media como estrategia para dinamizar la economía a través de la construcción aprovechando la capacidad de ahorro y endeudamiento de la clase media.

La clase media representa 29,5% de los hogares mientras que la clase media baja es el 35,15 % del total de hogares. Es decir, en su versión ampliada la clase media representa el 62,6% de los hogares. Minvivienda

Blindaje a usuarios de crédito bancario

La tasa de usura está relacionada con los intereses que cobren los bancos y que esa tasa certificada por la Superintendencia Bancaria multiplicada por 1,5.

Si los bancos elevan la tasa de interés crece la tasa de usura. Como los bancos, especialmente en tarjetas de crédito y crédito de consumo en general cobran apenas unas décimas por debajo de la tasa de usura, al elevarse la tasa de usura subirán los intereses de esas modalidades de crédito. Es decir que los mismos bancos pueden elevar los intereses de los créditos. Eso es un abuso financiero que perjudica a todos los colombianos.

 

Modificar el artículo 305 del Código Penal para desligar la tasa de usura de los intereses bancarios de colocación y relacionarlo con los de captación – la que pagan los bancos a los depósitos a término fijo – o con la tasa de referencia del Banco de la República.

Ampliar la capacidad de ahorro y consumo mediante la reducción de las tasas de interés bancario reformando el cálculo de la tasa de usura.

Recalcular la tasa de usura de los intereses bancarios. Si los bancos elevan la tasa de interés crece la tasa de usura y con ello las deudas adquiridas mediante tarjetas de crédito.

Fijación de una tasa de usura equitativa y competitiva queremos disminuir el alto costo de endeudamiento que tienen que pagar los más de 2 millones de microempresarios y los numerosos usuarios que utilizan alrededor de 14 millones de tarjetas de crédito en el país.